Menú Cerrar

El Museo Casa del Boyero lamenta la partida de don Miguel Ángel Estrada, vecino ejemplar de la comunidad veneciana

Este jueves 14 de enero de 2021 se dio a conocer el lamentable fallecimiento de don
Miguel Ángel “Melán” Estrada (1926-2021). Don Melán fue un padre amoroso y vecino ejemplar que
vivió, desde su primer año de edad hasta su partida, en Venecia de San Carlos.

Don Melán será siempre recordado por su gran bondad, su forma de ser tan servicial y su buen
trato con todas aquellas personas afortunadas que lo conocieron. Su labor fue vital
para la consolidación del Museo de la Casa del Boyero.

Durante 93 de sus 94 años, don Melán premió al pueblo de Venecia con su
presencia. La labor que más disfrutó realizar fue el acarreo
de madera con sus bueyes. Esta tarea fue indispensable para la construcción del
templo católico de la localidad.

Entre risas don Miguel Ángel nos contó, en el marco del lanzamiento de la página
web de este proyecto, una de sus muchas aventuras de juventud, en este caso
vivida junto a don Guido Arroyo (q.d.D.g):

“Una vez nos mandaron a traer una madera a Buenos Aires, que en ese tiempo era
pura montaña. Me mandaron con Guido Arroyo, que era muy buen compañero.
Cuando llegamos donde estaba la tuca, nos encontramos con una saca (destilería)
de guaro, y ahí se acabó la madereada, nos pusimos a tomar. Se nos olvidó en qué
andábamos y tuvo que venir el sacerdote a buscarnos” comentó entre risas.

Él, junto con 12 boyeros más, acarrearon toda la madera necesaria para levantar el
templo que hoy es Patrimonio Nacional. Todos sus conocimientos los obtuvo
gracias a las enseñanzas de su hermano mayor.

Don Melán fue y será siempre conocido en Venecia de San Carlos por su bondad,
su carácter afable y cariñoso, su imperturbable buen humor y por lucir siempre un
rostro sonriente.

Nunca desaprovechó una oportunidad para sacar a lucir sus grandes dotes de
bailarín, incluso con más de noventa años era común verle bailar y disfrutar al máximo de su
longeva vida. 

“Ser boyero es una honra para un ciudadano”, concluyó su entrevista don Melán.

Nuestro hermano Miguel Ángel nos deja un enorme espacio vacío en nuestros
corazones; sin embargo, su legado perdurará mientras este museo continúe
salvaguardando sus enseñanzas.

Así como él mismo hubiese querido, esperamos que el ejemplo de don Melán marque el camino para
que cada persona que le conoció perpetúe sus valores. 

El Museo de la Casa del Boyero se despide de don Miguel Ángel Estrada, un hijo ejemplar de las tierras venecianas.
En paz descanse.